jueves, 1 de mayo de 2014

Antojo igualitario



Amigas y amigos: Desde que el 11 de Marzo de 2014 la presidenta de la República, Michelle Bachelet Jeria asume el segundo mandato presidencial han, y pese al interior del desarrollo de su gobierno, con los avatares circunstanciales que han sucedido dentro de su mandato como fue el terremoto en el norte de Chile y el incendio en la parte alta de Valparaíso, han puesto a su ejecución las anheladas reformas que prometió.

Desde las primeras semanas de la nueva administración Bachelet han puesto a la discusión las reformas prometidas, y confiado en la supuesta mayoría en el Congreso Nacional para la aprobación de sus proyectos de ley y reformas, han aparecido voces dicidentes no solo de parte de la oposición, sino de parlamentarios y personeros de la propia coalición gobernante, junto con la de personas de diversos sectores sociales que tienen dudas de la poca claridad de sus reformas, e incluso con muy buena oratoria que tengan algunos de sus ministros, igual hay serias dudas.

Un ejemplo que puedo mencionar es la manifestación sintomática de esta obsesión ciega por la ideología igualitaria, donde lo que importa es nivelar para abajo, y no elevar el conjunto a niveles cada vez más altos, es negarse a mirar (para los efectos de los aportes del Estado) el inmenso aporte de la educación superior “privada” (término demagógico y confuso) a la producción científica del país, comprobado por cifras duras, que en términos absolutos superan al de las universidades estatales, y para superar esto quieren forzar de forma apresurada como si fuese a terminar el mundo una reforma tributaria a corto plazo y recaudar recursos para programas sociales, a título de qué, robar más, cometer más corrupción y faltas a probidad fiscal.

Este tipo de obsesión enfermiza que quieren dentro de la coalición gobernante y de algunos de sus dirigentes del mismo conglomerado político, sobretodo los que están al interior de los parlamentarios y de los grupos sindicales hace suponer que quieren apurar una causa que no se va a arreglar en 4 años ni menos en breve tiempo. porque este tipo de sistema económico debe ser reformado cada cierto tiempo con informes y estudios y de manera gradual para que hayan cambios, no porque un grupo de estudiantes piden de forma antojadiza y con un alto sesgo de poder, cambios ahora, es un funesto precedente. A veces hacerles caso a ciertos grupos no es convenientes porque eso genera caos social, no solo del propio poder político sino de este tipo de grupos que manejan el poder desde afuera.

Es de prever que las propuestas del Gobierno para superar las actuales dificultades sociales no constituirán una solución seria. Solo acarrearán nuevas cargas y problemas. Ello, mientras sus personeros persistan en definir sus políticas públicas como una “lucha por la igualdad”, cuando en realidad lo que quieren implantar es el igualitarismo, asumido como una obsesión ideológica, como panacea mítica, que les ciega a la observación más elemental, cuál es la riqueza y pluralidad; porque todo lo que han mencionado tanto en Educación y Hacienda es simplemente pinceladas de algo que aún no está claro, aunque esté basados en estudios comparados de otros países, no concuerdan con la realidad chilena actual, ni menos de los estudios hechos por la Organización de Cooperación del Desarrollo Económico de la Unión Europea (OCDE).

Estas reformas, por su propia claridad, están lejos de lo que establece en los estudios de la OCDE, hasta ahora, antes de que presenten el documento definitivo con sus indicaciones en el parlamento, pero quisiera mencionar algo que para mí juicio no concuerdo ni calzo en este proyecto del segundo gobierno de la señora Bachelet; la propia noción de educación del programa de gobierno da una clave en esta línea, cuando se afirma, a modo de definición dogmática e imperativo autoritario, que “terminaremos con toda forma de selección a nivel de escuela, tanto económica, social, académica o conductual”. ¿Esa es la educación “de calidad” prometida? ¿Una calidad sin selección? ¿Un hierro de madera? ¿Quieren formar estudiantes que no sepan nada y que pasen de nivel sin los conocimientos básicos elementales que debe saber? ¿Formar ciudadanos súbditos e ignorantes? La igualdad se da en el hogar con la familia, no en las escuelas ni menos con reformas hechas de píldoras y aspirinas. Eso no mejorarán las cosas, sino empeorarlas más de lo que están.

Un video que promueve las maravillas de la reforma tributaria que quieren hacer el gobierno sin ser discutido ni menos analizado en el parlamento da cuenta de errores estúpidos y torpes que comenten, por la poca  claridad de sus discursos, porque el corto plazo no sirve en cambiar el mundo, porque todo tiene un proceso, si es por ganar poder y fama mejor vaya a algún medio a hacerse famoso y no acostillas del Estado, porque los procesos no funcionan a la mentalidad de su propio antojo de poder. 

Ya en el mes de mayo, y tal como lo mencioné anteriormente, viene el texto definitivo de estos proyectos de reformas que entrarán al parlamentos y de toros que tendrán proceso de análisis en comisiones presidenciales, y de ahí vendrá los análisis definitivos, y que sean objetivos y claros que las oratorias dadas por varios de los ministros del gobierno de Bachelet. Un buen dicho para poner el broche de oro a esta crónica, el que vive apurado, muere apurado. Gracias.

1 comentario:

  1. El gobierno comete el error de apurar las cosas, además no existen estudios aún que defiendan esta maravillosa reforma salvo las palabras del ministro Arenas, quien cada vez que habla me deja con más dudas.

    ResponderEliminar